La crisis de Lehman Brothers

Un año después del colapso de Lehman Brothers, las causas de la crisis financiera han estado siendo estudiadas, y el impacto de las políticas gubernamentales pueden ser evaluadas. Hay un montón de culpas que repartir, pero también deben tener en cuenta las acciones que salvaron a las economías del mundo de un desastre mucho mayor.

Las raíces de la crisis, por supuesto, estaban en el frenesí inmobiliario de la década del 2000. La política del ladrillo y del capitalismo ortodoxo con llevarian a una crisis mundial, como así ha sido. Estas empresas financieras  y de la construcción , así como las principales agencias de calificación, hicieron  caso omiso de las pruebas sustanciales de que el mercado inmobiliario estaba en una burbuja y por lo tanto sustancialmente subestimado el riesgo , las  hipotecas corrian un  alto riesgo.
En última instancia, la responsabilidad por el destino de muchas empresas financieras no debe recaer en los directores generales que estaban cegados por la rentabilidad aparentemente alto de la financiación del mercado de la vivienda y no para controlar el riesgo y el apalancamiento de sus instituciones.

La Reserva Federal y el FMI también  tienen mucha   culpa por no anticipar la crisis, en el caso español más aún cuando el Presidente la negaa durante todo el 2008.

El colapso de Lehman envió a los mercados financieros a caidas históricas.  Se produjo un éxodo masivo de capital privado hacia los bonos del Tesoro de seguridad en USA , paralizando los mercados de capitales, los préstamos de congelación, y el envío de las primas de riesgo sobre la deuda corporativa y personal a niveles récord. Estas convulsiones en los mercados crediticios provocó la recesión de la que ahora mismo están resurgiendo.

A pesar de su incapacidad para prever la crisis, el banco central americano supo responder a tiempo dando  liquidez al sistema financiero, lo que ha impedido que la recesión se convierta en una depresión al estilo de 1929 .
Las medidas decisivas que salvó la economía

Creo que las acciones de los bancos centrales del mundo fueron, con mucho, las medidas más importantes adoptadas para combatir la recesión. El estímulo fiscal por el tanto de la administraciones de Bush y Obama moderado aumento del gasto, pero a costa de aumentar nuestro déficit a largo plazo.

De cara al futuro, la reforma más importantes que se necesitan para prevenir otra crisis es establecer procedimientos para relajarse y la liquidación de grandes instituciones no bancarias con problemas financieros, como Lehman Brothers y AIG (AIG). Las grandes empresas financieras deben contar con un capital de riesgo importante para evitar que estas empresas asuman riesgos excesivos, esperando conseguir un rescate gubernamental si fallan.

O un cambio mucho más elevado, cambiar el sistema económico internacional, por uno nuevo, que todavía ha de invertarse, con tintes menos lucrativos de las empresas y más equidad en el mundo.

Lo que los economistas habían  aprendido de los estudios de la Gran Depresión ha resultado ser clave en la prevención de una repetición de ese desastre económico.El  histórico análisis monetario de Milton Friedman, que le valió el Premio Nobel de Economía en 1976, sostenido convincentemente que la falta de acción de la R.Federal para evitar el colapso bancario fue el motivo principal de la Gran Depresión. Bernanke llegó a las mismas conclusiones y se comprometió a no repetir los errores del pasado de la Reserva Federal.

En  contraste con los errores de la década de 1930, los bancos centrales de todo el mundo han tenido  una respuesta contundente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *